Frases Chamánicas

Frases chamánicas

Cuando tenía 12 años, empecé a coleccionar las frases y los dichos que me gustaban. Eran mis frases chamánicas. Cuando escuchaba algo que me llegaba al corazón y de alguna manera me hacía reflexionar, yo lo apuntaba.

frases chamánicas

Tenía una libreta en miniatura con forma de libro, con una imagen de Sarah Kay en la portada. Para los más jóvenes o los más olvidadizos, Sarah Kay no era una actriz ni una cantante, sino la ilustradora australiana que creó un tipo muy personal de ilustraciones, estilo Shabby Chic, que llenaron agendas, cuadernos, estuches y mochilas durante el Pleistoceno superior, que es cuando transcurrió mi infancia.

Pero volviendo a las frases chamánicas, hoy por hoy, muuuchos años después de aquello, aún conservo esa libreta, y como llené de dichos todas sus páginas, siendo mayor, empecé una nueva.

A veces las releo y tengo mis preferidas. A lo largo del tiempo, han permanecido algunas y se han convertido en verdaderos pilares de vida. Son mis frases chamánicas preferidas. Hoy he hecho una recopilación de algunas porque quiero regalarte un dosier de ideas e imágenes para que te descargues en PDF y puedas incorporarlo a tus pensamientos.

A veces nos gusta lo que dice un autor, un escritor, un ser humano cualquiera, o la simple tradición oral, pero no siempre tenemos a mano algo para apuntar esa frase que nos ha sorprendido gratamente. No siempre nos gusta todo lo que dice la misma persona. Somos seres multifacéticos, con intereses diferentes y ricos.

Por lo tanto, aunque estas frases chamánicas, no son de mi autoría, constituyen una colección personal que he ido haciendo a lo largo de mucho, mucho tiempo. Lo bueno de mi colección es que puedo guardarla en un bolsillo. Estas son las primeras que reúno en un Pdf para que otros puedan descargarse. Ten en cuenta que cuando yo empecé a apuntarlas en mi libreta de Sarah Kay, no existía internet, ni los ordenadores de casa, por supuesto; mucho menos los teléfonos móviles.

Los Guías de vida, los Maestros con mayúsculas, los Sensei buscados y los mentores espirituales no abundan, así que, mientras tanto, es bueno tener unos principios sencillos y directos, como rayos de sol, para que reconforten tu espíritu.

Puedes descargarte en PDF mis frases chamánicas preferidas aquí mismo.

 

¿Quién es Chamán?

 

totem chamánico

Probablemente, mi abuela te diría que no es Chamán quien quiere sino quien puede.

Pero teniendo en cuenta el origen de la palabra Chamán, hay que hacer un seguimiento básico para separarla de ciertos tópicos erróneos.

  1. Las lenguas tunguses son un grupo de lenguas habladas al este de Siberia y Manchuria (noreste de China) por los pueblos tunguses.
  2. La palabra “saman” es de origen tungus y contiene la raíz “sha”, que significa “saber”, por lo tanto, Shaman es “el que sabe”.
  3. La palabra pasó por el ruso, el alemán y el inglés, antes de llegar al español “chamán”.

En su forma original parece ser una corrupción del sánscrito shramana, que indica a un discípulo de Buda y entre los mongoles se convirtió en sinónimo de mago.

Según El Dr. en Filosofía Edward W. Hopkins, experto en Sánscrito.

¿Qué hace un Chamán?

 

Lo que hace un Chamán depende mucho de dónde ha aprendido a ser Chamán y la cultura en la cual se ha desarrollado.

Chamán es sinónimo de hechicero, y aunque se trata de un fenómeno extendido por todos los continentes, a veces cometemos el error de creer que se trata de figuras solo presentes en las sociedades animistas africanas o indígenas.

El chamanismo considera que los problemas que sufrimos las personas están causados por desequilibrios espirituales.

Por lo tanto, para sanar a una persona o arreglar un asunto problemático, el Chamán buscará recuperar el equilibrio espiritual. Eso lo transforma en un vidente y un mediador entre la dimensión que habitan los espíritus y la que habitamos nosotros.

Cada Chamán utilizará técnicas distintas para concretar la sanación.  Los Chamanes no forman una corporación ni pertenecen a una religión.

 

¿Dónde se aprende Chamanismo?

Esa es la gran pregunta. Históricamente, el aprendizaje chamánico siempre tuvo que ver con alguna capacidad especial del llamado Chamán, algo innato, pero el conocimiento se pasaba de generación en generación.

En la actualidad, hay hasta cursos para aprender este conjunto de sabidurías ancestrales.

Ya sea de manera presencial, o a través de la red, el acceso al conocimiento en la actualidad es menos hermético. Sin embargo, resulta muy importante seleccionar qué tipo de conocimiento adquirimos o adoptamos, ya que en el caso del Chamanismo, muchas veces nos encontramos con más tópicos que sabiduría auténtica.

Solo pensemos que, alcanzar un equilibrio espiritual personal puede ser un trabajo de años o de toda una vida. Lograr que ese equilibrio pueda ser transmitido a otra persona o situación, requiere además de un verdadero Maestro Guía o Chamán espiritual.

Para mí, son Maestros Guías o Chamanes Espirituales, todas aquellas personas o situaciones que me han ayudado y siguen ayudándome a superar mis propios límites.

Para ello, no hace falta irse al otro extremo del mundo, ni pagar un carísimo retiro espiritual. No está de más, pero no es indispensable ni garantía de mayor sapiencia.

Como digo en el apartado Sobre mí, «Hoy intento vivir en Presente, respirar el viento y oler el bosque húmedo». Lo repito porque la sabiduría más profunda puede empezar en la observación de la luz en una rama del bosque, o en una simple colección de frases con sentido, frases chamánicas como yo les digo.

Compártelo si crees que será útil para otros
Si no lo has hecho aún, te animo a que te descargues tu REGALO de BIENVENIDA

¿nos vemos en los comentarios?

Me gustaría conocer tu opinión acerca de este artículo y qué te ha parecido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba