El autoconocimiento está de moda

El autoconocimiento está de moda

 

Sí. El autoconocimiento está de moda. También ha sido invadido y fagocitado por las tendencias. Autoconocerse está de moda porque es guay. ¿Y qué es guay? Ser popular en las redes sociales, por supuesto, ¡qué pregunta!

el autoconocimiento está de moda

Y aquí es donde nos metemos de cabeza en una contradicción de las buenas, de las gordas y hermosas que únicamente confunden a los humanos. Sí claro, parece obvio que un animal no tiene contradicciones, ni dudas, ni piensa en el autoconocimiento.

Porque NOSOTROS, así enorme y con letras de neón, somos el megacentro del Universo, lo más importante, los únicos que pensamos, y por lo tanto, nos podemos dedicar a autoconocernos.

Como somos el centro del Universo, también lo somos del metaverso, palabreja que nos inventamos para nombrar los nuevos espacios que nos inventamos para seguir mirándonos el ombligo. Que es básicamente lo que hacemos en las redes sociales: mirarnos el ombligo y compararlo con el de los demás.

 

Redes sociales versus autoconocimiento

 

“Somos la suma de nuestras decisiones” Albert Camus

Desde que el escritor y filósofo Camus dijo esto, la frase ha volado sola y en todas direcciones.

Somos la suma de:

  • nuestras experiencias,
  • de todos los momentos,
  • de las personas que hemos conocido,
  • de las personas que ayudamos a brillar,
  • de las voluntades que nos habitan en este momento,

y suma y sigue, (nunca mejor dicho).

Lo que queda claro según esta lista derivada de la frase de Camus, es que somos una suma.

¿Pero somos realmente una suma?

Desde luego, saber qué colores y comidas prefieres, puede ayudar, pero la cuestión no discurre por ahí. Por eso, las redes sociales, que pueden ser maravillosas para determinadas cosas, no nos ayudan en el autoconocimiento. Seguro que encuentras unas frases inspiradoras  estupendas, pero por la misma dinámica de las redes, todo resulta tan fugaz, que si no las pillas al vuelo, te frustras.

Y justamente, lo que casi nunca se pilla al vuelo, ni por ósmosis, es el autoconocimiento. Y eso que el autoconocimiento está de moda… ¡Imagínate si no!

Con respecto a redes sociales y autoconocimiento, quédate con estas frases y más abajo te cuento por qué.

“Hemos de ver el sistema como lo que es, la gran farsa. Gran farsa llena de farsantes inconscientes de la farsa.” Borja Vilaseca

“La gran mayoría de los seres humanos sufre muchísimo.” Borja Vilaseca

 

¿Qué hay de malo en ser muy optimista?

 

Si crees que no tiene nada de malo, vas errada. Es tan malo como ser muy pesimista. El exceso de optimismo tiende a clasificar como negativas a ciertas emociones que son propias y muy humanas.

Creo que estamos invadidos de una ola asfixiante de unicornios azules y arcoíris con haditas.

«Tranquilízate, no digas eso, no pienses así, hay que pensar en positivo, hay que ver siempre el vaso medio lleno, anímate y no llores, y suma y sigue»

Son mensajes seguramente bien intencionados, pero inútiles.

A veces necesitamos llorar, estar tristes, enfadarnos y aceptar el enfado. No solo lo necesitamos, debemos pasar por ello para seguir adelante.

A menudo, superar los problemas que se nos presentan, nos conduce a más problemas: puede que a una depresión, a estrés postraumático o a la desesperación.

¿Y eso es bueno?

Pues no lo sé, pero suele resultar inevitable. Debemos vivir y superar la depresión, el estrés y la desesperación. No tienen nada de glamuroso y son muy poco fotografiables, es decir, que no sirven para mostrarlos en las redes sociales.

¿Digo todo esto porque hoy me levanté de mala onda?

Pues no, lo digo para tomar conciencia de que la realidad que habitamos no tiene mucho que ver con el mundo de eterna felicidad en el que está de moda vivir. Por eso, frivolizar con el autoconocimiento solo sirve para alejarnos de él.

 

Acciones para desarrollar el autoconocimiento

 

Si pretendemos conocernos, dejemos de auto engañarnos. Vale que ese filtro del Instagram me quita 10 años, pero como acción para desarrollar el autoconocimiento, no funciona.

Para lograr unas acciones efectivas que desarrollen nuestro autoconocimiento, es necesario primero que olvidemos las redes sociales y nuestros gatitos preferidos (los virtuales), y nos planteemos pensar. Eso que se hace en silencio y puede llevarnos a emociones negativas tanto como positivas.

Lo fundamental es preguntarse si somos realmente una suma.

¿Qué ha restado en nuestra vida?

¿Qué nos ha partido en trozos?

¿Qué pérdidas tanto materiales como afectivas nos han afectado, y cómo?

¿Qué nos ha hecho brillar? ¿Cuándo?

Las malas experiencias, realmente, ¿nos han reforzado? ¿O puede que alguna nos haya vuelto más desconfiados e inseguros? Sí, sí, más sabios, dirá el eterno positivo. Pero esto va de ser realista y honesto con uno mismo.

¿Somos mejores después de la pandemia?

Todos estos interrogantes que llevaría mucho tiempo contestar en las redes sociales, sirven para auto conocernos, son básicos  para entendernos mejor a nosotros mismos.

Hay que reconocer que no siempre las malas experiencias nos hacen mejores personas. No somos mejores después de haber estado confinados/encerrados durante equis tiempo.

Tener un cáncer, sobrevivir a una guerra o a un accidente grave no necesariamente nos mejora o nos conviene, tampoco nos ilumina con una repentina revelación acerca de lo bello que es vivir. Por cierto, ¿has visto la peli de 1946?

Un indispensable que te dejo aquí mismo.

 

Por cierto, si recuerdas las frases del principio de Borja Vilaseca. Corresponden a un reportaje que hizo al rapero Arkano, en el que hablan con mucho sarcasmo de la vida feliz de las redes sociales. Te dejo el link al podcast porque es cortito pero no tiene desperdicio.

Compártelo si crees que será útil para otros
Si no lo has hecho aún, te animo a que te descargues tu REGALO de BIENVENIDA

¿nos vemos en los comentarios?

Me gustaría conocer tu opinión acerca de este artículo y qué te ha parecido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba