Mascotas que ven fantasmas

Mascotas que ven fantasmas

 

Las mascotas que ven fantasmas son mucho más comunes de lo que creemos. ¿Tienen nuestras mascotas un sexto sentido que les permite ver y oír cosas que los humanos no podemos?

Pues sí y no, o mejor dicho: no y sí.

Para entender el comportamientos de algunas mascotas que ven fantasmas, tenermos que aprender algo más sobre su manera de percibir el entorno.

 

 

¿Cómo perciben la realidad los animales?

 

Prueba 1

Año 373 A.C., Hélice, antigua ciudad griega sobre el Golfo de Corinto: hay descripciones de ciempiés, escarabajos, serpientes, ratones y comadrejas abandonando la ciudad. Días después hubo un terremoto catastrófico.

Prueba 2

Año 1975,  Haicheng, ciudad china, 1.000.000 de habitantes: las serpientes interrumpieron su letargo invernal y salieron a la superficie, perros, vacas y caballos manifestaron comportamientos poco habituales. Cuatro días después hubo un terremoto de 7,3 en la escala de Richter. Alarmados por el extraño comportamiento tanto de animales domésticos como salvajes las autoridades habían hecho evacuar la zona salvando así a la población.

Prueba 3

Año 2004, Océano Índico. Tailandia e Indonesia: los elefantes que paseaban a los turistas, dejaron de obedecer a sus guías y comenzaron a escapar hacia las zonas más altas. Los flamencos que se encontraban en período de anidación y apareamiento, abandonaron sus nidos y volaron hacia otra parte. Horas después sucedió el tsunami que mató a más de 200.000 personas.

Prueba 4

Año 2005, Golfo de México: los tiburones abandonaron su territorio y 12 horas más tarde  el huracán Charley arrasó la zona. Los tiburones tardaron 15 días en regresar a su territorio habitual.

Prueba 5

Año 2009, Italia: las parejas de sapos que estaban siendo estudiadas por científicos desaparecieron repentinamente. Tres días después un terremoto de 5,9 destruyó la ciudad de L’Aquila.

Prueba 6

Año 2011, Costa este de Estados Unidos: todos los flamencos de un zoológico de la zona se amontonaron en su estanque, al mismo tiempo que los patos huían de la tierra y se mantenían en el agua. Poco después, un terremoto de 5,8 sacudió toda la costa este. En su medio natural, los flamencos se habrían reunido para volar juntos huyendo del peligro, lo cual seguramente hubieran hecho si no hubieran estado encerrados en pajareras de lujo (nuestros Parques Zoológicos).

Prueba 7

Año 2011, Japón: las vacas disminuyeron su producción de leche debido al estrés. El hecho se comprobó en granjas de todo el país. Seis días después, un tsunami devastó la isla. (El comportamiento alarmante se repite antes de cada terremoto).

Prueba 8

Sin fecha exacta, Alemania en la actualidad: durante un estudio científico se documentó que todas las hormigas a lo largo de fallas proclives a desencadenar terremotos, abandonaban sus hormigueros incluso durante la noche, aunque esto las exponía a los depredadores. Poco después, hubo un temblor telúrico en las inmediaciones.

 

Animales que predicen el futuro

¿Se trata de animales que ven fantasmas o que predicen el futuro? ¿Es posible?

Pues no. No seamos necios, los animales no estaban prediciendo el futuro, sino reaccionando a algo que estaba ya  sucediendo pero que era imposible de detectar para los humanos, a menos que tuviesen máquinas.

Los animales son capaces de detectar el campo geomagnético terrestre, por los que cuando este cambia, debido a terremotos u otras causas, ellos manifiestan una señal de alarma que nosotros vemos como comportamientos insólitos, agresivos o fuera de lo habitual.

Tanto los mamíferos, como los peces, las aves y los insectos son capaces de detectar cambios peligrosos para el sitio que habitan, y por ello entran en pánico y lo demuestran.

Además, muchos animales como los elefantes, el gato común y nuestro mejor amigo el perro captan frecuencias imperceptibles para el oído humano, razón por la que escuchan el ruido y la vibración provocada por un terremoto mucho antes de que podamos verlo.  También son capaces de detectar cambios de presión en el ambiente.

 

Animales con súper poderes

A veces creemos que los animales que ven fantasmas son animales con algún tipo de poder especial, así como creemos que las personas que los ven, tienen poderes. En realidad, son poderes innatos que algunas personas tienen más desarrollados que otras y que, definitivamente, los animales sí poseen.

Tiburones que al captar los cambios de temperatura provocados por la formación de las tormentas y los huracanes, se agrupan y nadan hacia el fondo marino para protegerse de ellos

Perros y ratas cambian su comportamiento poniéndose nerviosos o agresivos al escuchar las frecuencias altas que provienen del interior de la tierra antes de un sismo y que para el hombre son indetectables.

Elefantes que captan las frecuencias bajas a las que no llega el oído humano y pueden reaccionar ante el infrasonido emitido por las tormentas y por algunos terremotos.

Insectos que sienten las vibraciones del terreno a través de las patas, incluso aunque estas sean imperceptibles para nosotros.

Una vez que hemos visto de manera muy resumida cómo perciben la realidad los animales, entonces ya podemos hablar de percepción animal y fantasmas.

Percepción animal y fantasmas

 

Durante los años 60 del siglo veinte, un psicólogo investigador de fenómenos paranormales, el Dr. Robert Lyle Morris, primer titular de la Cátedra Koestler de Parapsicología realizó un experimento muy interesante con posibles espíritus y animales.

Para realizar su experimento el Dr. Morris usó una casa en la que  habían sucedido muertes violentas y que tenía fama de estar llena de fenómenos paranormales. Su intención era observar como reaccionaban diferentes animales al entrar en la propiedad.

Para ello dividió el experimento en 2 partes: primero entraría a la habitación donde había sucedido un crimen y luego repetiría el experimento en otra parte de la misma casa.

Eligió un perro, un gato, una rata y una serpiente de cascabel, los cuales fueron introducidos cada uno por separado y se filmaron las reacciones.

Habitación del crimen:
Perro:

aunque estaba en presencia de su cuidador, en cuanto entró a la habitación 1 al perro se le erizó el pelo, comenzó a gruñir y escapó del cuarto negándose a regresar.

Gato:

aunque estaba en brazos de su cuidador, el gato le hirió con las uñas, saltó al suelo, se escondió bajo una silla y comenzó a bufar hacia otra silla vacía hasta que tuvieron que sacarle del cuarto.

Rata:

buscó un escondite para protegerse pero podemos considerar que es lo mismo que hubiera hecho en cualquier otra situación.

Serpiente de cascabel:

reaccionó como si se estuviese enfrentando a un peligro proveniente de la misma silla a la que había bufado el gato.

 

Habitación 2

En este cuarto no había sucedido nada llamativo ni luctuoso y los animales tampoco manifestaron reacciones especiales. Entonces:

 

¿Pueden los animales sentir lo paranormal?

 

A pesar de lo que has leído, y de que muchos estamos convencidos de que las mascotas ven fantasmas, no hay suficientes experimentos ni se aceptan como concluyentes las pruebas de los que se han realizado. Por eso al inicio de este artículo, cuando pregunté:

¿Tienen nuestras mascotas un sexto sentido que les permite ver y oír cosas que los humanos no podemos?

Mi respuesta fue: Pues sí y no, o mejor dicho: no y sí. Es decir, no tienen realmente un sexto sentido pero sí pueden ver y oír muchas cosas que nosotros no podemos.

En el experimento de Morris, es posible que el perro oliera la sangre del asesinato que había tenido lugar en la habitación del crimen, e incluso el miedo y otras emociones que hacen a nuestros cuerpos fabricar determinadas hormonas. Quizá pasara lo mismo con el gato. Si es así, no son mascotas que ven fantasmas sino animales que perciben el rastro oloroso de sangre y hormonas que para ellos significan peligro y alarma.

Así el llamado sexto sentido animal, consistiría no en un sentido más, sino en un mayor desarrollo de los que ya conocemos.

La pregunta es, ¿por qué en tu casa en donde tienes la seguridad de que no ha sucedido ningún crimen, tu mascota se queda mirando fijamente a un punto, o ladra sin aparente sentido hacia la nada? ¿Por qué todas esas reacciones de nuestros mejores amigos de cuatro patas que no entendemos con la lógica humana?

Compártelo si crees que será útil para otros
Si no lo has hecho aún, te animo a que te descargues tu REGALO de BIENVENIDA

¿nos vemos en los comentarios?

Me gustaría conocer tu opinión acerca de este artículo y qué te ha parecido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba